Fuente el Fresno es un municipio con 3500 habitantes del partido judicial de Daimiel. Está situado en la zona septentrional del Campo de Calatrava histórico. Limita al Norte con Yébenes y Urda de la provincia de Toledo. Al Este con Villarrubia de los Ojos, al Sur con Daimiel y Malagón y al Oeste con los Cortijos.

El nombre de Fuente el Fresno procede de una fuente situada en una ladera sobre la antígua vía romana que enlaza Toledo con Córdoba. En su trazado se fueron se fueron construyendo viviendas desde fecha indeterminada y se puede afirmar que en el siglo XVI se nombraba de la misma manera que en la actualidad(1) .

Durante los primeros años de la reconquista no se tienen noticias específicas sobre el pueblo aunque seguramente siguió los mismos pasos de su cabecera, el castillo de Malagón.

Su término tiene una extensión de 9261 Has. y cuenta con dos anejos: El Charco del Tamujo y Los Ballesteros situados en la zona Oeste a 15 y 18 Km. respectivamente, con una población cercana a 100 habitantes.

No fué municipio independiente hasta el siglo XVIII, que dependía de Malagón. En 1830 se le añadió una franja de terreno del término de Villarrubia de los Ojos pues llegaba hasta los cimientos de su iglesia, lo que con frecuencia ocasionaba situaciones tirantes entre los vecinos(2) y efectivamente se consiguió la ampliación pedida que se concretó en una estrecha faja comprendida entre el camino antíguo que seguía la vía Romana y la actual mojonera trazada a corta distancia del pueblo.

En 1940 le fué segregado de la parte occidental de su término lo que acutalmente es el municipio de Los Cortijos, antes dependiente del primero y se le asignó una extensión de 12144 Has que deducidas de las 21405 que hasta entonces tenía resulta el número que se señaló al comienzo.



..."La Fuente, una de las iglesias que en el año que en el año 1245 abonaba al arzobispo de Toledo la tercia pontificial, cobrando lo restante de sus diezmos la Mesa Maestral de Calatrava. Enagenada esta villa juntamente con Malagón y Porzuna por el Emperador formó parte del señorío de Malagón, recayendo en el señor territorial los derechos y preeminencias de que gozaba la Orden"...(3)

A principios de del SXV se la menciona como Casilla de Fuente el Fresno y a mediados como calle y barrio de Malagón. Fernando VI la hizo villa perteneciente al señorío del Duque de Medinaceli, estando sujeta al alcalde mayor de Malagón.

La comarca, fué una Encomienda de la Orden de Calatrava durante la Edad Media. El paso de las Ordenes Militares a la Corona, por Bulas Pontificias, conllevó un cambio de situación en la zona, hasta que el Príncipe Felipe, encontrándose su padre el Emperador Carlos V en Alemania, procedió a la disgregación de la propiedad y venta de la misma a Ares Pardo de Saavedra, señor de Paracuellos y Mariscal de Castilla casado con una hermana del Duque de Medinaceli.

El hecho se produjo en 1548 y por él Ares pardo de Saavedra quedaba autorizado a hacer "como Rey y Señor de las dichas Villas y sus Aldeas según y como su Majestad al presente las posee y le pertenecen". En la venta no iba comprendido el derecho que poseía la Orden de Calatrava de percibir la mitad del precio en que el Concejo vendía los pastos.

Con la venta realizada surgen las primeras desavenencias entre los vecinos y el señor, Ares Pardo de Saavedra. Los primeros interpretan que los derechos conferidos al señor vulneran las libertades municipales y la constitución local. El concejo denuncia el hecho ante el Consejo Real de Castillla y pide justicia ante los abusos de autoridad cometidos por el Corregidor Pedro Lara, nombrado por el propietario.

La rebelión de los comuneros de Castilla y esta denuncia ante el Consejo Real, movieron al propietario a la negociación. El Concejo pues, somete al señor a una serie de peticiones que quedan plasmadas en la Escritura de Concordia de 1552 y más tarde aprobada por el Emperador Carlos V.

En tan solemne acto, el Concejo propone y los vecinos aprueban las quince peticiones

que la villa había de someter al Señor, tras de lo cual, Ares Pardo de Saavedra recibe en audiencia a una comisión de vecinos, a cuyo frente iban los alcaldes ordinarios.

La Escritura de Concordia consta de quince capítulos:

I "...que el Concejo venda la yerba del Canto Sal, que es la parte de la dehesa Boyal que el Concejo suele vender, sin para ello pedir licencia al Señor..."

II "...que puedan vender los rastrojos sin licencia del Señor a vecinos del pueblo... según que lo hiviesen tenido de costumbre antígua..."

III "...que puedan cazar y pescar como lo solían hacer y en todas las partes que tenína costumbre antígua de hacerlo... que puedan cortar todas las leñas y maderas... como lo han hecho y hovieren tenido de costumbre... y que en los demás aprovechamientos, se guarde de costumbre antígua que son arar, romper y cortar alto y bajo y poner viñas y olivos... reservando las dehesas y términos vedados..."

IV "...que puedan vender sus viñas a quienes quisieran, haciéndolo como lo tuvieren de costumbre antígua de hacerlo..."

V "...que en lo que toca a la Veguillas y Dehesa Boyal y Viñas y Rastrojos, lo que fuesen penas de esto fuese para su Concejo..."

VI "...que puedan meter en Cortijo en tiempo de bellota a los puercos de la vez del Concejo, que es desde San Miguel a San Andrés... con que guarden su costumbre..."

VII "...del Sacristán, no hay que responder..."

VIII "...que el Corregidor no advoque así a ninguna causa... ni haga más que la costumbre antígua y leyes de estos Reynos..."

IX "...que en el Castillo no tengan cárcel, sino en el pueblo..."

X "...en los... huéspedes... que somos nosotros obligados a servir a vuestra Merced... las veces que vinier a esta villa... a dar quince días de posada... y si mi Señora Doña Luisa viniese, se le den veinte días posadas... y que yo les agradezco su buena voluntad y... quede obligado hacer por ello todo lo que se ofreciese y yo pudiere..."

XI "...que a los labradores no se les haga impedimento en el meter de su pan en el agosto, más de como lo tienen de costumbre..."

XII "...que las penlas arbitrarias sean la mitad para obras públicas y pías... como lo piden y como el derecho lo dispone..."

XIII "...que del Alguacil que en esta villa hoviere y debe haber que sea de ella vecino..."

XIV "...que haya un libro en que asienten los vecinos que ansi lo recibiesen..."

XV "...que si algún vecino del pueblo topase alguno que no sea vecino del pueblo, cortando o paciendo o cazando, que no lo pueda hacer, lo pueda prender el tal vecino y denunciar ante la Justicia... sin poderlo disimular..."

Esta Escritura se autorizó por los escribanos del Señor y del Ayuntamiento, Victor Martínez y Cristóbal Díaz, en documento suscrito el día 5 de mayo de 1552, siendo aprobada por su Majestad Carlos I de España y V de Alemania, mediante Real Cédula de 11 de junio de 1553.

 


1. Manuel Corchado Soriano: "El Campo de Calatrava. Los Pueblos. 1982"

2. "... el término de Villarrubia llega hasta los umbrales de las casas y su calle del Prado y hasta la segunda grada del pretil de la parroquia, lo que da origen a muchas vejaciones y molestias por lo que en 1829 pidió ampliación del término por esta parte y el Consejo de Castilla comisionó al Corregidor de Ciudad Real don Francisco García y Ortíz para informar." - Relaciones de Malagón de 1575.

3. Diccionario Histórico Geográfico de la Provincia de Ciudad Real, Hervás y Buendía. 1899.