Marian llega a casa

 


Marian regreso el día dos de julio de Afganistán y quisimos hacerle una fiesta de bienvenida.

Un pequeño homenaje, un detalle para una buena persona todo corazón.

Con todo cariño para Marian

Tus amigos

"SIEMPRE"


Y que mejor lugar que en su tierra y en su casa

Arroz con pollo de corral, que tenía preparado su madre

para pasar un día, tranquilos y en paz celebrando su regreso

Preparados, que ya viene (es una fiesta sorpresa, ella no sabe nada)

Normal, a llorar de la emoción...

Luego me dio una palabras escritas en un papel:

Mas llorar, su sobrina le preguntaba, ¿porque lloras tita Marian?

Luego vino la alegría

Contarnos todo

Y a comer...

Celia y su mirada

Mi sobrina

Amparo

Rosi

Cesar, Mamen y mi amiga Alejandra, la única persona que me llama por mi nombre

completo, así, nombre y apellidos cada vez que me llama...

Prado, mi mujer y mi sobrino

y a pasarlo bien, que para estamos

Sus amigas

Fiesta, karaoke, a ella le encanta y lo disfrutaron todos

Su hermana

Victor, buena gente, buena persona, buen chaval

La nueva mayordoma

Cesar

y quiso darnos un regalo, se acordó de todos.

Un llavero con el nombre de cada uno. De todos se acordó. No faltó ninguno.

Por mi parte gracias. Y sí, la sonrisa es para tí.

Este es Alvaro, lo pasamos genial

y Angelito en plan modelo,

Fernando en el karaoke

Elvira

María

Al final, en el cartel de bienvenida todos quisieron formar y ahí está.

Y ahora

Marian en Afganistán

Su testimonio:

Nos contó muchas cosas de Afganistán, pero la mas importante...

Estar tan lejos y en una guerra nos dijo, hace que te replantees la vida de otra manera.

Mirar la cara de la ilusión de este niño con el regalo de Marian,

con su camión bajo el brazo, no tiene precio.

Este señor, nos dijo, ronda los cuarenta y cinco años. Me sorprendió, por eso lo pongo.

Y nada, las fotos lo dicen todo.

Las miradas

Esos ojos, las miradas...

Y esos gestos de ilusión y de espera

por cumplir con la MISION

Definitivamente Marian tiene algo de especial y como no, quiso dejar un poco de nosotros, en Herat

¿No es un cielo esta mujer?