Desde aquí quiero contestar a la entrañable carta abierta de mi amigo Jesus Francisco.

Querido Jesus Francisco:

    Después de leer tu carta, que me emocionó, puedes creerlo, no tuve el valor de contestarte a tu correo. No por ganas sino porque no hubiera articulado frase alguna. Tal fue la sensación que me causó.

    Llevas razón Jesus Francisco. Tu carta es un alegato muy bien presentado de lo que todos quisiéramos que fuera un foro. Entiendo que es una carta a la libertad. A la libertad con mayúsculas. Lo que pasa es que por nuestra tierra algunos no tienen muy claro lo que es esa libertad y como sería conveniente utilizar.

    Yo siempre digo que "mi libertad termina cuando comienza la libertad del otro".

    Me gustaría decirte que la página, como bien dices, mejor o peor, es lo que hay. Ya me gustaría a mí que fuese la mas bonita y la mejor, pero todos tenemos nuestras limitaciones y yo el primero. Que la página es de todos, no te quepa la menor duda. La historia está en que se debe de utilizar con prudencia y sobre todo sin crear problemas.

    El día que entienda que el foro servirá para exponer ideas y no para insultar.

    El día que entienda que el foro está para comunicarnos y no para provocar.   

     El día que entienda que el foro está para unirnos y no para desunirnos más.

    El día que entienda que podemos convivir personas con ideas distintas pero con el mismo proyecto y que en el caso que nos ocupa se llama simple y llanamente Fuente el Fresno.

    El Foro estará abierto.

    Quiero que entiendas que nadie tiene mas ganas de abrir el foro que yo. Estoy seguro que tu eres el segundo y si hay algo en lo que puedo reafirmarme en lo que digo es que tú, Jesus Francisco, cuando escribes lo haces sin ocultarte, con mucho respeto y con mucha educación y eso no solo engrandece al Foro sino que a tu persona también.

 

    Muchísimas gracias por tu carta, recibe un cordial saludo esperando poder volver a contestarte la próxima vez desde nuestro Foro.

    Fernando Izquierdo Rodríguez