PREGÓN DE LAS FIESTAS EN HONOR A SANTA QUITERIA

20 de Mayo de 2003.

Hola paisanos y paisanas, buenas noches:

Me voy a presentar: mi nombre es Santiago con el que me bautizaron en la pililla de Santa Quiteria. Mis apellidos, Valdelomar Sánchez, hijo de Pedro "Bonifa" y Adoración, Adora para todos, y para mas señas, nieto de Natividad " La Larga". Nacido y criado aquí, de lo cual me siento orgulloso.

Aunque era muy joven cuando me fui como tantos otros, buscando mejores perspectivas de trabajo, nunca me sentí de otro lugar, soy fuentero y siempre que mis obligaciones me lo permiten vuelvo, aunque a veces solo sean horas.
Y es que queridos paisanos para un fuentero o fuentera estar lejos en estas fechas, sobre todo el veintidos de mayo es algo que solo lo sabe el que lo padece, y yo lo padezco mucho en mi corazón.

Doy las gracias al Sr. Alcalde por esta invitación la cual me permite expresar mis sentimientos hacia mi querida tierra que es la vuestra y lo mas importante y por lo que estoy aquí: por nuestra querida y adorada Santa Quiteria.

Lo mío no es la oratoria puesto que no soy ningún intelectual, ni tengo estudios universitarios. pero los sentimientos son otra cosa.

Y aquí estoy, respondiendo a la invitación de Sr. Alcalde, al cual agradezco este honor: Gracias Sr. Alcalde, me siento halagado y contento por poder venir a cumplir tan grata tarea. Y gracias también a quien preside y compone la hermandad de Santa Quiteria y a los Mayordomos, que sin ellos esta fiesta no seria igual.

Mis recuerdos son nostalgias, nostalgias de lo vivido. Me parece estar viendo a mi padre con su puesto de castañas; " ! que queman, que queman!

Como recuerdo las bodas a su paso por plaza cuando venían de la iglesia, y mi padre que siempre estaba gastando bromas, le tiraba a la novia una castaña y le decía: " la primera la mía", y después se dirigía al novio y le decía: con tu permiso.

Recuerdo la escuela con D. Sebastián o D. Abilio, maestros extraordinarios, pero la verdad mas que en los libros, pensábamos en el recreo, tampoco se nos obligaba, puesto que había que ayudar a los padres.
Recuerdos y mas recuerdos: toda mi familia completa con la que ya por desgracia no nos podremos reunir.

Mis amigos, algunos ya irrecuperables, como Miguel López, el hijo de la Etelvina, como decían en el pueblo, o Eleuterio, el hijo de la Marca, y tantos otros como estaban, y ya no están.

Para todos los que un día nos acompañaron y hoy no pueden hacerlo un recuerdo cariñoso y un fuerte aplauso.

Recuerdo cuando mi querido hermano Tomas y yo, por ser los mayores de cuatro hermanos y una hermana, vendíamos en los veranos melones y sandias por las calles durante las mañanas, por las tardes helados y por las noches caramelos y chucherías en el cine de verano, éramos como se diría ahora un supermercado andante.

Pero recordemos a nuestra querida Santa Quiteria y sus fiestas, creo que eran un poco distintas a las de ahora. No digo peores o mejores, pero si distintas. Las damas embellecen este acto tal y como se lleva haciendo desde hace unos años, a cambio se han quitado los bailes en casa de los mayordomos, las cenas, como en todo también el progreso ha llegado a nuestras tierras.

Hoy veinte de mayo empiezan nuestras fiestas patronales, aunque ya sabemos que comenzaron la pasada madrugada con la realización de las caridades.
Caridad y Santa Quiteria para un fuentero o fuentera es la misma cosa.
-La bendita Caridad, !que tradición de Fe! ¿Acaso hay algo que mas valore un fuentero o fuentera?

Los que estáis aquí no lo echáis en falta, y para los que estamos fuera ya se las arreglan nuestros padres o hermanos para que tampoco nos falten.
La caridad es el mas preciado manjar. Se que los mayordomos lo saben, como también saben que cuando alguien les pide una mas para el ausente se la dan con mucho gusto.

De nuevo gracias al Sr. Alcalde y a la Junta del Ayuntamiento de Fuente El Fresno, por este grato encuentro con mis paisanos y paisanas, a los cuales aprovecho para desearles unas felices fiestas de Santa Quiteria. Y también les animo para que en nombre de nuestra patrona a la que tanto queremos, dejemos a un lado las viejas rencillas si las hubiera y disfrutemos de estos días hermosos viendo y acompañándola, si hay algo que nos une es Santa Quiteria.



BLAS VALDELOMAR SANCHEZ