Visitante nº:

 

El día 28 de junio, fecha elegida para el viaje amaneció limpio, claro y caluroso. Muy caluroso.

Nuestra primera parada fue como no podía ser de otra manera, la Plaza de España sevillana

Entre los edificios del parque de María Luisa destaca la monumental Plaza de España, proyectada por Aníbal González, responsable del proyecto arquitectónico de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Es una enorme plaza rodeada por un estanque semicircular y este a su vez por un edificio con una torre en cada extremo. Es de estilo regionalista, es decir, se basa en elementos típicos de la arquitectura sevillana, por eso el ladrillo visto es el principal elemento constructivo y su decoración se centra en el revestimiento cerámico.

La plaza tiene forma semicircular (200 metros de diámetro) que simboliza el abrazo de España y sus antiguas colonias y mira hacia el rio Guadalquivir como camino a seguir hacia América. Su decoración se basa principalmente en ladrillos vistos, marmol y cerámica dándole un toque renacentista y barroco en sus torres.
 

La plaza de España fue la obra más costosa de aquella exposición en Sevilla y el único elemento ajeno a ella es la fuente central.

La plaza está bordeada por un canal cruzado por 4 puentes que representan los 4 antiguos reinos de España.

En las paredes se divisan un repertorio de bancos y ornamentos de azulejos que forman espacios alusivos a las 48 provincias españolas; mapas de las provincias, mosaicos sobre hechos históricos, escudos de cada ciudad y a los lados columnas con nichos en las cuales había libros sobre literatura, historia, arte..etc de cada una de ellas

Ciudad Real, donde se fueron los ojos...

 

 

Foto de grupo a menor compresión (mas grande) para que la puedan piratear a gusto.

Página siguiente